Arxiu de la categoria: PUBLICACIONS

Les raons, Pascual Arnal

http://pascualarnal.com/text/les-raons-per-leticia-marrades/

 

Ningú s’il·lumina fantasejant figures de llum sinó fent conscient la seua obscuritat. C. G. Jung

«Sense llum no existiria res»

Una persona molt antiga degué assenyalar el Sol per fer-se entendre i dibuixà en la sorra un cercle amb rajos. Generant així una imatge, es va fer comprendre.

A Pascual Arnal (Vila-real, 1969) li interessa la imatge des de la seua vessant més antiga: la representació. Primer va ser la imatge, després el mite i finalment la raó, aquesta és la genealogia de la representació que mai haguera estat possible sense la llum. Viure en el present el fa emprar una càmera, la contemporaneïtat té aquesta sort tecnològica i Pascual Arnal es beneficia per assenyalar-nos tota gràcia de retorn amb forma d’imatge.

La seua voluntat estètica comprén el seu interés per l’existència. Una vessant epicúria besa la imatge (1) com a emissora de sensacions i l’ànim d’abraçar-la com a generadora de consciència, configuren una concepció de la fotografia com un útil per a la transmissió del coneixement. I és que la tasca d’aquest creador no és altra que la de la investigació fotogràfica dels processos arquetípics de representació.

«La fotografia: un instrument al servei de la vida»

Contemplar el treball fotogràfic de Pascual Arnal estimula una perspectiva humanista, un bateg reflexiu i antropològic que ens convida a pensar en un etern retorn mimètic, on tot es repeteix de manera transmutada.

Aquest creador vol recol·lectar mites amb la càmera i esbrinar quins elements ens fan genuïnament éssers humans. Vol salvar jungianament la fissura inconscient de la inconsciència i donar llum a allò simbòlic: als rituals i religions, a l’art i tradicions, als traumes i cicatrius, als somnis i malsons.  La seua triada, Les raons, és un recull de troballes que suggereixen vivències, per generar un sistema d’arquetipus (2) en forma d’instantànies.

Se’ns pressenta, d’aquesta manera, una fotografia de l’inconscient col·lectiu per conéixer subjectivament quina és la màgia universal que ens configura com a persones.

 

El mateix que ens individualitza de forma irreductible, ens uneix i fa que el nostre intercanvi de mirades sigui de reconeixement, de reprocitat.  Teresa Forcades

 

Les raons responen a aquesta inquietud epistemològica, tres fotollibres d’una mateixa ventrada parits en tres temps diferents sota un mateix esperit: el rencontre amb les imatges nuclears des del present; eixes representacions iconogràfiques que poden generar experiència, bé ja implícitament en una escena, bé extrínsecament suggestionant-la. El primer volum de les raons, Les ocasions retrobades (2010) ja responia aquesta necessitat estètica d’assenyalar una casuística repetitiva  i atemporal.

El nostre flâneur va a la recerca d’allò cerimoniós i transcendental, i tant se val, una columna, com un banquet d’aliments, com un plany o el dolor d’una cicatriu per abastir aquests indrets plens de vivències. Però, malgrat aquesta primera col·lecció metarrepresentativa, el seu l’ímpetu creador no s’esgota i les seues ganes de seguir congelant instants amb la càmera es fan paleses amb més «raons».

Així mateix, el segon volum Totes les possibilitats absolutament necessàries (2013), segueix aquesta estela, però des d’una vessant més mítica on la fenomenologia queda a l’abast de l’onirisme i del misticisme. Pascual Arnal vol subratllar la importància del gestos simbòlics que emprem per salvaguardar allò perpetu i que connecten amb el nostre aparell emocional. També vol subratllar eixa pauta periòdica que s’albira en la natura que flueix heraclitianament. Com ens podriem banyar dues vegades en un mateix riu, sinó?.

Una idea cíclica de l’eternitat o en una joventut del representar lactant que no es posarà dempeus fins que el mite faça el pas a la raó i la fenomenologia esdevinga semiòtica. Però sense oblidar mai quant de logos hi ha ja al mite i quants fenòmens calen per establir-ne la semiòtica. Si truquem a la porta de Jung, aquests ens revelarà que cap ciència no substituirà mai el mite i que no es pot crear cap mite a partir de cap ciència. Aquesta dissociació mite/ciència assenyala la impossibilitat de copsar amb les mateixes eines l’un i l’altra. Inferim així el fracàs de la Modernitat recau en la seua confiança cega en la raó dogmàtica: el vas del saber desborda allò científic, les ciències de l’esperit s’ofeguen en un mar dogmàtic, però un salvavides sura en l’intent de voler comprendre els arquetipus atenent a les emocions. I si hi ha quelcom que vol suscitar aquest artista de Vila-real, no és altra cosa que emocions.

El tercer volum de Les Raons, Contracte d’estabilitat número tres (2015) proposa una alquímia fotogràfica que busca «l’or» del gran saber, des d’un nivell primitiu de consciència on encara no hi ha una plena comprensió del que es capta.

Pascual Arnal sempre actua intuïtivament sense pensar l’aparell epistemològic que pot envoltar una instantània, però sí d’una manera conscient de la potencialitat emotiva i de coneixença, tot i que en el moment que fa «click» amb la  càmera encara no entenga per què.

La fotografia com un instrument al servei de la vida, una manera impossible de controlar l’inaprehensible per seguir generant discurs, col·leccionant imatges de representacions arquetípiques, mutacions i revolucions fractals que possibiliten el reconeixement i la identitat.

Tres llibres, tres raons amb forma de matrioixca infinita exposen una cartografia de l’experiència per oferir una cosmovisió tan arcaica com innovadora, per transmetre una comprensió de sí com a resposta a la desorientació de les persones en la contemporaneïtat.

Letícia Marrades. Benimaclet, desembre 2016.

 

(1) Per als grecs antics imatge i representació eren sinònimes. Podem emprar les paraules «imatge» i «representació» per a traduir el vocable εἴδωλον (ídol). Epicur anomenà εἴδωλον (ídol) a les representacions enviades per les coses als nostres sentit, generat sensacions.

(2) Carl Gustav Jung (Suïssa, 1875-1961) va dir que l’inconscient per se era incognoscible. No obstant això, aquesta necessitat inconscient (de l’inconscient) deixa oberta una escletxa per a que aquest es manifeste a través dels arquetipus: símbols, com puguen ser els somnis, l’art, la religió o els traumes psicològics.  Sent aquests els que modelen la forma en que la consciència humana pot experimentar el món i percebre’s, generant el que Jung anomenà L’Inconscient col·lectiu. Així mateix, l’experiència subjectiva dels arquetipus permet donar resposta a un sistema de creences partint de la pregunta: «i tu quin mite vius?».

Letícia Marrades

decembre 2016

Ressenya Banzai Foto per a BoHo Magazine

12669609_10205764951145796_5203687118416100751_n

(Arnau Ledesma i Natzo Martínez Hermoso)

BANZAI FOTO: fotografía kamikaze

Letícia Marrades

http://www.bohomagazine.org/#!BANZAI-FOTO-fotograf%C3%ADa-kamikaze/cp4o/C553B40B-F6E6-4107-86B7-017804129CB9

De la mano de Natxo Martínez Hermoso y Arnau Pascual Ledesma llega el eufórico despropósito fotográfico Banzai, un proyecto descarado al grito de ¡viva!. Estos dos jóvenes valencianos entre copas y flashes siempre se atreven con nuevas perspectivas. Con numerosas intervenciones en el terreno de la moda, proponen dípticos bizarros para acompañar a las modelos de Bibianblue en la Fashion Week de Valencia o modelos decapitados sobre taquillas para la última colección de Las Culpass. Estos dos kamikazes de la foto salen a la carga sin pensárselo dos veces, des de la improvisación surgen de sus disparos imágenes a modo de suicidios honrosos como los dos seductores encapuchados de Ponme Otra.

Tal y conforme confiesa este dúo, les gusta comer picante con omeprazol, en los ambientes más canónicos del tipo pasarela prefieren apuntar donde les dé la gana cual requerimiento. Simpre  exigentes, incluso en escenarios de lo más undergrounds, sus manías en función de mandato sirven para inmortalizar a la performer del postporno María Bala con bello masculino en el pecho o a los pintorescos boxeadores de La Criatura.

Pero no podemos dejar de hablar de Banzai sin referirnos a sus trabajos en la foto fija, sus aportaciones en numerables cortos y spots recogen toda una colección de foto promocional, así como los retratos de Ana Torrent en el corto de Ryu Media, La Ropavejera, o de Juanjo Artero en Un millón.

Y por supuesto, mencionar su participación vinculada a la gastronomía en el blog La rotativa o su colaboración con la web Plateselector. Tal vez su amor a la comida refleje en sus fotografías la pasión que sienten por la misma, ambos sibaritas del comer y del buen beber.

Banzai foto, tándem fotográfico siempre a la carga, con pan y vino, flashes y cámara, kamikazes de la percepción.

FACEBOOK BANZAI FOTO

TUMBLR BANZAI FOTO

Resseya Verónica Francés BoHo Magazine

verohttp://www.bohomagazine.org/#!VER%C3%93NICA-FRANC%C3%89S-Un-di%C3%A1logo-con-el-espectador/cp4o/551a7a800cf21933cd260dab

VERÓNICA FRANCÉS. Un diálogo con el espectador.

Per Letícia Marrades

Arte introspectivo y diálogo con el espectador: estos dos ingredientes configuran el cocktail creativo de la artista visual y miembro del AVVAC, Verónica Francés (1983, Valencia). Interdisciplinarmente, desde la performance, la fotografía, el dibujo y el videoarte, Verónica Francés despliega sus procesos de investigación artística sin dejar desatada ni una sola imagen de la crítica y  la reflexión.

A Verónica le interesa el “proceso” comunicativo del arte, pues rizomáticamente este mismo va a ser factor clave para hallar los distintos útiles de transmisión, es por ello que a cada proyecto le corresponderá un lenguaje visual concreto. Si en Video-llamada-acción (2011-2013, Concreta 0.3, primavera 2014) nos encontramos con una cadena de performances emitidas por Skype  respondidas con una creación de la mano del receptor para analizar así el proceso de comunicación horizontal entre artista y espectador; en su trabajo fotografico Clar que sí (2011) nos encontramos con la crítica a través de la ironía de las políticas de maquillaje, gracias a personajes en parajes incómodos acompañados de textos que hablan de un  indiscutible estado de bienestar. Pues para Francés, como para Rancière tanto el arte cómo la política son dos herramientas para crear ficción.

La concienciación alrededor de las dificultades laborales de los enfermos crónicos también encuentra su discurso en la obra artística de Verónica, esta vez mediante la video-acción a través de la Cátedra de Arte y Enfermedades de la Universidad de BBAA de la UPV, en un intento de sensibilizar y crear consciencia de los problemas a los que se enfrentan a diario los enfermos de Crohn y de Colitis ulcerosa en sus puestos de trabajo.

Su compromiso con la investigación artística la lleva al museo, donde observa y reflexiona. Aprovechando un puesto como asistente de sala realiza experimentos interviniendo sutilmente los espacios del museo, comúnmente auratizados como  lugares sagrados para analizar este común fenómeno cultural: del sacro organismo del arte. Si nos fijamos en las ilustraciones de Diario de sala (2014), comprenderemos la mirada del flâneur de las galerías institucionalizadas.

Introspectivamente el videoarte,  Allium ampeloprasum  (2013), o la performance, Hoy fué domingo (2010) alivian la vida de la artista valenciana. Las reconstrucciones metafóricas del pasado como instrumento terapéutico y la idea de dolor para superar el dolor de Gina Pane son para Verónica dos ases en la baraja para saldar duros momentos de su trayectoria vital.

El arte interroga al arte a la manera de Francés descendiendo a las raíces de la academia. A mesa puesta (2014) invita a cuestionarse la posición del artista quién sirve su arte a toda una amalgama de consumidores. Desde la universidad o museo, desde la posición de espectador o comisario todos disfrutan de la obra artística y la consumen, menos el artista relegado a un estatuto servil, muchas veces no remunerado.

Su necesidad de proyectar para elaborar trabajos artísticos de investigación e introspección, asiduamente sin un apoyo económico o remuneración, llevan a Verónica Francés a sumergirse de lleno en Acción de supervivencia 1 (2015), la vigente empresa en la que se plantea nuevas formas de sustento y denuncia de la situación de precariedad en la que viven los artistas. El presente affair supone invitar a comer a Verónica a cambio de un dibujo sobre la quedada para el anfitrión. Pero no nos olvidemos, el quid de la cuestión está en el proceso, y la experiencia artística se resolverá como reflejo emocional en el blog de la artista.

 Letícia Marrades

Entrevista a Letícia Marrades, revista Verlanga

cropped-leticlock.jpg

Entrevista revista Verlanga

Un precioso (y muy acertado) texto de la cantante Eva Dénia sirve de prólogo a “Gats al terrat”, poemario de Letícia Marrades, con fotos de Arnau Pascual Ledesma, y publicado por la joven editorial online Libristic. Unos versos que beben directamente de Vicent Andrés Estellés; que crecen impregnados de la cotidianidad que les rodea y que tienen un especial recuerdo para todos aquellos jóvenes que salieron a la calle en lo que se conoció como Primavera Valenciana. Este jueves, en el Kaf Café, de Benimaclet, es la presentación.

¿Cómo surge el proyecto “Gats al terrat”?
(Leticia) Surge a partir de mi lectura del “Llibre de meravelles” de Vicent Andrés Estellés, que en ese momento estaba, también, estudiando con más profundidad en clase. Y me dije a mí misma, “ostras, esta receta funciona. ¿Y si yo pudiera cocinar algo parecido?”. Y entonces, me atreví a trabajar desde el modelo de tríptico estellesià, que se plantea en el libro. Yo ya tenía cosas escritas que pensé que podían servirme para lo que sería “Gats al terrat”, pero conforme pasaron los días fui añadiendo versos y quitando, y surgieron otros. Es todo bastante espontáneo, porque está, prácticamente, escrito en terrazas de Benimaclet, en los tejados,  y algunos de ellos en el Kaf Café.

Los poemas van acompañados de fotografías de Arnau Pascual Ledesma. ¿Fueron hechas adrede para el poemario?
Arnau tiene un archivo muy vasto y variado de fotografías que, a mí, me apetecía recoger para darle más vida al poemario. La mayoría de ellas sí que son fotografías que ya estaban en un archivo, pero hay algunas que están hechas adrede para el libro como, por ejemplo, los fondos de algunas páginas.

¿Cómo definirías tu poesía?
Yo creo que escribo de la misma manera tanto la prosa como la poesía. Yo no sigo ni la métrica, ni la rima. Me dejo llevar. Y en ella hay, también, una reminiscencia filosófica porque no me puedo quitar el peso de haber estudiado Filosofía. Es algo que siempre me acompaña. Escribo, sobre todo, para mí, pero cuando uno crea, tiene que compartir.

Portada Gats al terrat - Leticia Marrades001

Casi todos los poemas del libro van precedidos de unos versos de otro poeta, ¿es un homenaje a esos autores, una declaración de principios o una intención de situar al lector ante lo que va a leer?
Cada vez que empiezo un nuevo epígrafe trabajo con Ausiàs March, que es parte de la receta estellesiana. Esos versos son parte del proceso de inspiración a la hora de escribir. Yo ahora leo a Salvat Papasseit, y si me sugiere una idea, yo la tomo y la reciclo. Eso también lo hace Vicent Andrés Estellés. De hecho el propio “Llibre de meravelles” tiene que ver con el “Llibre de meravelles” de Ramón Llul. ¿Qué pasa? ¿Plagiamos? ¿Mimetizamos? Pues sí, vaya, es una manera de crecer. Tú ves algo que te interesa y te lo apropias y luego, de alguna manera, lo devuelves. Casi todos los poetas que yo recojo son poetas de la posguerra, pero también tenemos a Maria Josep Escrivà cuyas lecturas son muy inspiradoras para mí.

Como ocurre con parte de la obra de Estellés, “Gats al terrat” tiene un aire melancólico, como de añoranza, pero a su vez es tremendamente vitalista.
“Gats al terrat” tienes escenas muy decadentes, pero también tiene muchos toques de buscar una salida, de lo vital. Esto sería muy nietzscheano, lo de retomar el vitalismo. Para mí el gato es un icono vitalista, como el gallo para Joan Vinyoli. Un icono de cambio, de atreverse a pensar de otra manera, de fugacidad.

Siguiendo con el símil con Estellés, son los tuyos unos versos muy impregnados de cotidianidad.
Somos nosotros y nuestras circunstancias, como diría Ortega. Y sin mis vivencias no podría escribir. Tampoco pretendo idealizar nada. De hecho, voy cada vez más a la crudeza. Y en la crudeza hay tanto tristeza como optimismo. Y es una cosa muy interesante para mí trabajar desde esta perspectiva.

¿Qué estas escribiendo ahora?
Este libro se gesta en 2010, se acaba de armar en 2011, se retoca en 2012 y se publica en 2013. Pero de alguna manera crecemos y ahora, en lugar de estar más cercana a Estellés, me arrimo más al surrealismo de J.V.Foix. La verdad es que estoy haciendo cosas más atrevidas. Ahora estoy trabajando más prosa poética, casi automática, muy instintiva, me estoy dejando llevar mucho. Yo de normal suelto lo que me viene a la cabeza, hay una revisión gramatical y ortográfica, pero no de estilo. También estoy trabajando el estilo haiku, que es muy breve y muy condensando. Me dejo estimular por muchas cosas. Me puede salir un poema escuchando a Ovidi Montllor, pero también me puede salir oyendo a The Brian Jonestown Massacre.

Teniendo en cuenta que “Gats al terrat” es un libro digital, ¿en qué consistirá su presentación?
Claro, presentar un libro digital puede parecer un poco ambiguo. Será un recital poético. Si todo funciona bien se proyectaran las imágenes de Arnau Pascual. Y me acompañará un contrabajista que hará una improvisación pactada sobre mis versos.

“Gats al terrat” se presenta el jueves, 18 de abril, a las 20’00h, en el Kaf Café de Benimaclet.

Cohete Fernández en BoHo Magazine

Ressenya sobre Cohete Fernández per a BoHo Magazine

EL UNIVERSO DE COHETE FERNÁNDEZ

Letícia Marradeszorra

Ballenas, langostas, medusas, icebergs y zorras heridas: el universo de línea de Cohete Fernández invita a pintarte el cuerpo con sus tatuajes, decorar galletas de vinilo con sus tipografías o descubrir metáforas ilustradas de criaturas imaginarias sin pies ni cabeza. El modus operandi de esta joven ilustradora murciana se divide en dos vertientes, la dedicada al encargo para el tattoo con su estilo personal e inconfundible y la más introspectiva donde plasma sin reflexión previa manchas negras en tinta china, lugares sin salida y arquitecturas imposibles. Dibujos espontáneos y agradables que resuelven relatos oscuros, pesadillas o “malas bromas” a modo de lucha entre el bien y el mal.

Es así cómo Cohete Fernández nos sorprende por su polivalencia artística y por su punto de vista donde, a veces, lo grotesco hecho tinta se transforma en atractivo para el ojo. De esa suerte lo feo se convierte en bello llenando de vida una realidad de colores sórdidos, reducida en ocasiones a simples puntos: una  ilustradora fresca para dibujar el mundo y tatuar los cuerpos.

Letícia Marrades